Próximamente

Historias Reales

Estas son algunas historias de como gente tan distinta ha encontrado y decidido seguir a Cristo.

¿Cómo puedes comenzar tu búsqueda de Dios?

La única manera de conocer a alguien (incluso a Dios) es hablando con Él. Sé honesto con Dios, pídele que te muestre su amor y que te haga ver que verdaderamente es un Dios real. Conforme empieces esta nueva relación, es importante ser consciente de las siguientes cosas. Siempre que tengas alguna duda, podrás encontrarnos

Aquí
01 Estamos separados de Él.

Aunque Dios es un Dios increíblemente amoroso, a causa de nuestro pecado estamos separados de Él.

La Biblia dice que “todos hemos pecado y por eso estamos lejos de Dios” (Romanos 3:23) y que el resultado del pecado en nuestras vidas es la muerte – la separación espiritual de Dios (Romanos 6:23). Aunque intentemos llegar a Dios a través de nuestras propias fuerzas, no podremos.

02 Jesús, es la única manera

La única manera de acercarnos a Dios es a través de su hijo Jesucristo.

 

En Marcos 2:7 se nos dice que “nadie puede perdonar pecados, sino sólo Dios” Así que… ¿cómo podemos llegar a Dios para que perdone nuestros pecados?

 

Jesús nos dijo en Juan 14:6: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie llega al Padre sino es por mí”. También dijo: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque muera, vivirá y todo el que vive y cree en mí, no morirá” (Juan 11:25-26).

03 La promesa de una vida eterna

No sólo tenemos acceso a una relación personal e íntima con Dios, ¡sino que también tenemos la promesa de una vida eterna!

 

Jesús no sólo murió por nuestros pecados, sino que resucitó (1ª Corintios 15:3-6) y al hacerlo, demostró que verdaderamente puede prometer vida eterna. Él dijo: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo único para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna”; (Juan 3:16).

04 Todo empieza con un paso de fe…

Aceptamos a Jesús por fe. Esto significa creer que Él es el Hijo de Dios, lo que Él afirmó ser, pedirle perdón por nuestros pecados y después invitarle a guiar y dirigir nuestra vida y hacer de nosotros una nueva persona (Juan 3:1-8).

 

La Biblia dice que “si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios le levantó de entre los muertos, serás salvo.” (Romanos 10:9). Y que “quienes le recibieron (a Cristo) y creyeron en él, les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios.” (Juan 1:12 )

 

Quizás estés pensando: “¿Qué es eso de “confesar con mi boca” y “recibirlo”?” Pues resumiendo, simplemente es hablar con Jesús, reconociendo que le necesitas y que crees que Él es quien dice que es. Aunque te animamos a hacerlo con tus propias palabras, si no sabes por dónde empezar, puedes usar la siguiente oración:

 

Jesús, quiero pedirte perdón por haber vivido una vida de pecado y quiero darte las gracias por morir en la cruz por mí y por darme esa increíble promesa de vida eterna. Entra en mi vida y lléname de tu presencia y de tu amor. Quiero conocerte y ser totalmente tuyo. Amén.

Escríbenos Somos Muy Amables 🙂

No buscamos dinero ni que te unas a una religión, sino que nuestro deseo es ayudarte a conocer a Dios y a acercarte a él a través de Jesucristo.